Caracas, 28 de julio del 2020.- El ministro del Poder Popular para Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza, y compañeros de movimientos sociales de América Latina celebraron este lunes el 66° aniversario del natalicio del comandante Hugo Rafael Chávez Frías, con un conversatorio telemático sobre el legado histórico del líder de la Revolución Bolivariana.

El conversatorio intitulado “Chávez vive: 66 años de su nacimiento”, contó con las participaciones de Manuel Bertoldi, docente argentino y representante de ALBA Movimientos; Joao Pedro Stedile, dirigente del Movimiento de los Sin Tierra de Brasil; Claudia de la Cruz, educadora y pionera del Proyecto de Educación Popular y del Foro del Pueblo en Nueva York; y fue moderado por la periodista brasileña Michele de Melo.

Además de la intervención especial de la expresidenta de Brasil, Dilma Rousseff y de otros políticos e intelectuales.

El legado de Chávez

“Chávez era bolivariano, indigenista, cristiano, allendista, revolucionario, subversivo, comunero, era la esencia de nuestros pueblos”, describió el canciller venezolano.

Al mismo tiempo, destacó que el comandante Chávez tenía la capacidad entender las circunstancias de nuestra historia, de ir a los tiempos de Bolívar, Guaicaipuro, Miranda y deducir que era rescatable para alimentar el proyecto común de un pueblo.

“Era como un viajero del tiempo, recuerdo una vez que Chávez derribó los esquemas y paradigmas que podíamos tener del futuro. Él decía que cuando iba a una comuna que funcionaba bien, era como contemplar el futuro; se sumergía en las raíces populares de la organización cuando notaba que servía el parlamento comunal, las instancias del consejo comunal, o cuando veía que las decisiones eran colectivas, entonces inmediatamente decía ¡Hay que hacer la comuna! y ¡Hay que ir a la propiedad colectiva indígena!”, expresó.

Detalló también que cuando hizo la propuesta del Socialismo del Siglo XXI en el Foro Social Mundial en el año 2005, él se refería precisamente a cómo tomar lo mejor del pasado y presente de todas nuestras sociedades, y construir hacia el futuro.

“Era capaz de conectarse con el pueblo. Chávez es una llama flameante, hay que estudiarlo, hay que emularlo, hay que mantenerlo vivo, jamás dejó de ser pueblo. De alguna manera el comandante estaba previendo que no estaría con nosotros en el futuro próximo y que debíamos seguir con el proyecto de Bolívar”, enfatizó.

Estadista del continente

Por su parte, Joao Pedro Stedile, lo describió como un estadista no sólo para Venezuela, sino también para el continente; “no pensaba sólo en su tierra, era un visionario, así como hablaba de integración política, hablaba de integración en infraestructura”.

“Su amor al estudio, a leer, a comprender, vinculado a la protección del pueblo, es el legado de Hugo Chávez para nuestros jóvenes” aseguró.

Manuel Bertoldi de ALBA Movimientos, recalcó que todo el trabajo de líder revolucionario, desde la Celac, Unasur, Petrocaribe, las misiones sociales; son desafíos planteados actualmente, “que nos involucran como pueblos” y necesarios para el desarrollo de la región.

“Chávez siempre estableció una cooperación desinteresada inspirada en el espíritu de Bolívar, este es un encuentro oportuno para que reafirmemos el carácter antiimperialista ante la ola neoliberal que vive América Latina”, expresó por su parte la expresidenta Dilma Rousseff, durante un contacto especial del conversatorio.

Claudia de la Cruz, de Estados Unidos, resaltó que la unidad, la integración continental, al igual que promover el pensamiento de la Patria Grande que ideó Bolívar, de seguir dando la batalla anticapitalista, antipatriarcal, es parte del legado de Chávez.

“Chávez siempre estuvo con el pueblo de Estados Unidos, con la clase trabajadora, con los jóvenes, con los negros, con los indígenas. Hay una valentía revolucionaria, subversiva muy profunda en Hugo Chávez. Es la misma valentía del pueblo venezolano”.

Fuente : Correo del Orinoco